La diputada nacional Graciela Camaño y su par Carlos Selva recibieron a funcionarios, legisladores y representantes sindicales de los trabajadores de las minas de Río Turbio, quienes mantienen una protesta luego de recibir las primeras 215 notificaciones de despido, a los que se sumarían otras 500,  en  rechazo a la decisión de reducir la planta de trabajadores por parte de la administración Cambiemos.

En ese marco, la jefa del bloque de diputados del Frente Renovador les manifestó su apoyo, y destacó la importancia de sostener la mina de Río Turbio “no sólo porque es un polo para la región de la cordillera, sino porque es un mojón de soberanía para nuestro territorio”

Tras la reunión, llevada a cabo en el Anexo del Congreso de la Nación, Camaño expresó su solidaridad con los trabajadores despedidos y expresó: “Estamos viendo con mucho asombro la cantidad de gente que se está despidiendo, y no solamente del sector público, sino también del sector privado. Esta situación nos preocupa mucho, y nosotros lo que tenemos para decir es que, como Frente Renovador, sostenemos coherentemente lo que dijimos desde el año 2013, cuando nos constituimos como fuerza política, y en el 2015, con una clara definición de lo que significa la mina del Río Turbio, que creemos que debe ser sostenida, no solo porque es un polo para la región de la cordillera, sino porque es un mojón de soberanía para nuestro territorio”.

Participaron del encuentro, el diputado nacional Carlos Selva; el intendente de Río Turbio, Atancio Pérez Osuna; el presidente del Honorable Concejo Deliberante de Río Turbio, Nicolás Brizuela; el concejal de 28 de Noviembre Cristian Trujillo; los diputados provinciales Hugo Garay (28 de Noviembre) y Darío Mena (Río Turbio),  los secretarios general y adjunto de la Seccional Cuenca Carbonífera del Sindicato de Luz y Fuerza, Luis Avendaño y Marco Navarrete; el secretario general de La Fraternidad Río Gallegos, Guillermo Barrionuevo; el secretario general de ATE, Miguel Páez, y el delegado paritario Daniel Castillón, y los secretarios general y adjunto de la Asociación de Personal Superior, Profesionales y Técnicos (APS) de YCRT, Oscar Sánchez y Pablo Mercado. 

Cabe destacar que  Río Turbio y 28 de Noviembre son las dos ciudades afectadas por los despidos dado que su economía depende en su mayor parte de la empresa de carbón. Por ello, los 400 telegramas de despidos enviados y la invitación a tomar los retiros voluntarios impactaron de forma muy negativa entre los vecinos de ambas localidades.

Estos despidos, se suman a la grave crisis laboral que atraviesa el país, luego de que se perdieran 250 mil puestos de trabajo en el primer año de gobierno de Cambiemos, mientras que en lo que va del 2018, ya hubo 3.000 despidos, entre los que se destacan los casos de Fanazul,  INTI, Hospital Posadas y Cresta Roja, entre otros.

Según datos oficiales, hay 1,6 millones de argentinos afectados por el desempleo, y en un año, hay 20.000 personas que dejaron de buscar trabajo por “efecto desaliento”.